Jardines Yermos


El revoloteo incierto de las letras sobre una hoja en blanco y estas malditas nubes que no dejan de arrastrarme al fondo de un estado nostálgico. Estas putas nubes acobardan mi creatividad y dejan aún más mustios mis jardines yermos.

Esos paisajes monocromáticos sobre un fondo negro que apenas deja lugar para un estado diferente a la nostalgia. Son quizás una vida hecha laberinto, unas figuraciones en blanco y negro o un bosque de neuronas de hoja caduca.

20140326-194616.jpg 20140326-194632.jpg 20140326-194645.jpg

De las frías mañanas
y las largas noches,
de la lluvia que lame los cristales,
y el sonido quedo de mis pasos,
me doy cuenta que cuando camino voy  sin rumbo.

Partir sin rumbo


Desperté, cogí mi atillo y partí sin rumbo. Creo que era un día cualquiera, uno de esos que cuando amanece apenas tiene algo que ofrecer. Un día nublado, plomizo. Un día sin exceso de frío que no invita a mirar los escaparates.

Rebusco en mis bolsillos una moneda, echaré a cara o cruz el rumbo que tomarán mis pasos. Quizás sí sale cara sea sur y norte si sale cruz.

Un poco de cielo azul


Mis manos teñidas de pintura y unas motas blancas que ya parecen parte de mí. Creí ver esta mañana un poco de cielo azul entre la oscuridad, creí ver un atisbo de esperanza a la angustia que habita en mi interior.

Terminó de amanecer y sin embargo no hay rastro de ese color azul que creí ver justo antes de abrir los ojos, ¿será verdad que quizás sueño despierto ? Que quizás mi cabeza me engaña colocando delante de mi imágenes mientras duermo, tan reales que me hacen creer que es real lo que vivo en mis sueños.

Quien robó mi pedazo de cielo azul?